Pobreza Cero - Rueda de prensa

INTERVENCIÓN CONCEJALA.

Estos últimos días se ha celebrado una cumbre mundial de Jefes de Estado y de Gobierno para evaluar el cumplimiento de los OBJETIVOS DEL MILENIO, un acuerdo internacional suscrito en el año 2000 en el que las Naciones asumían compromisos para reducir el hambre en el mundo y para resolver los déficits sanitarios, educativos y de otra naturaleza que ahogan a los países empobrecidos.

Esta cumbre mundial, de la que apenas han salido tímidos compromisos de financiación de proyectos de desarrollo, se ha preparado durante meses y ha ocupado un montón de recursos de las agencias internacionales de desarrollo. Este esfuerzo internacional que, como digo, se ha estado preparando durante meses, apenas ha producido compromisos por importe de unas decenas de miles de millones de euros.

Sin embargo, cuando la crisis provocada por los especuladores de las finanzas internacionales amenazó a los grandes bancos, que habían jugado con la estabilidad del sistema buscando un enriquecimiento de rapiña, no hicieron falta cumbres mundiales para, en unos días, encontrar billones de euros, billones de euros para apuntalar a los especuladores, a los culpables de la crisis.

Esta crisis, la crisis de los ricos, una vez más, la están pagando los pobres. Las Organizaciones no Gubernamentales para el desarrollo y la cooperación vienen reclamando una inversión anual de 45.000 millones de euros para acabar con el hambre en el mundo. Los Estados afirman que no es posible detraer esa cifra de las economías nacionales. Y sin embargo, sí es posible detraer billones de euros para salvar a la banca de la crisis provocada por sus especulaciones financieras.

Con las cifras que los Estados han gastado en detener la crisis se habría acabado con el hambre en el mundo para siempre. Pero, ay, las crisis de los ricos, históricamente, las han pagado los pobres.

No es cierto que no haya recursos para acabar con el hambre en el mundo. El planeta produce, hoy, alimentos suficientes para alimentar holgadamente a toda su población. Lo que ocurre es que esos recursos están mal repartidos.

Estamos aquí para denunciar esta situación. Un año más estamos aquí para reclamar a la ciudadanía que se REBELE ante este estado de cosas. REBÉLATE CONTRA LA POBREZA es el lema del programa que presentamos en este acto. Hacemos este llamamiento en el marco de la CAMPAÑA INTERNACIONAL “POBREZA CERO”, una campaña que se organiza en todo el mundo, también aquí en Puente Genil, la semana anterior al DÍA INTERNACIONAL PARA LA ERRADICACIÓN DE LA POBREZA, que es, por iniciativa de Naciones Unidas, el 17 de octubre.

Pretendemos con esta campaña demostrar a la ciudadanía que la solución a los problemas indicados pasa por su compromiso y su movilización, que no vale argumentar que nosotros y nosotras no podemos acabar con este estado de cosas, porque sí podemos acabar con este estado de cosas, sí está en nuestra mano, sí es nuestra responsabilidad. Nosotros y nosotras tenemos que organizarnos, movilizarnos y alzar nuestra voz para decirle a los Estados que ya basta de promesas, que una promesa no da de comer, que una promesa no alimenta, que es necesario un esfuerzo solidario para acabar con el hambre en el mundo, para evitar que las crisis de los ricos, ay!, las sigan pagando los pobres.

Con este fin y con estos objetivos organizamos el programa que vamos a detallar a continuación y en el que esperamos contar con la presencia de nuestros vecinos y vecinas. Este programa lo hemos construido, juntando todas las manos, la Concejalía de Cooperación al Desarrollo del Ayuntamiento de Puente Genil, las asociaciones del sector de la cooperación que tienen sede en nuestra localidad y la parroquia San José.

A continuación,Alejandrina Valle, miembro de la Asociación ESPERANZA para CENTROAMÉRICA y representante en este acto de la parroquia y de las otras asociaciones pontanesas, explicará y detallará el programa de actividades que hemos configurado.

a- a A+

Comparte en redes sociales