Cantaores de Flamenco

  • José Bedmar, "El Seco"

    José Bedmar Contreras, El Seco nació y murió en Puente Genil (1880-1970). Personaje flamenco de la categoría de aquel mítico Diego Bermúdez "El Tenazas", con el que convivió en su mismo pueblo largos años y del que mantuvo incólumes sus soleares y la caña. También transmitió a su pueblo el culto que, personalmente rindió toda su vida a Don Antonio Chacón y a su amigo Cayetano Muriel "Niño de Cabra". Es fama que les rezaba todos los días, antes de acostarse, dirigiéndose a sus retratos en la mesita de noche.


    Fue conocido como "El Ruiseñor Pontanés" cuando vivió y ejerció su profesión de cantaor en Madrid por el año de la muerte de Chacón,1929. En 1956 fue el participante más veterano en el Concurso de Cante Jondo de Córdoba.

    fotografía de José Bedmar "el Seco"

    Guardaba en su repertorio viejas reliquias del cante, tales como la temporera y unas saetas que su voz de campana gorda recreaba de manera muy personal, basadas en las cuarteleras de su villa natal. Fue durante su larga vida un flamenco ejemplar, genio y figura en su expresión vital. En 1964, Puente Genil convocó un concurso de cante en su honor y él mismo interpretó con tal motivo la vieja caña de su repertorio.

  • Juan García, "Niño Hierro"

    Juan García Ruiz nació y murió en Punte Genil (1899-1987) y fue conocido en su intensa etapa profesional como Niño de Hierro. Empezó su actividad artística en Madrid, allá por 1924 –mientras cumplía el servicio militar en Alcalá de Henares- animado por "Mazaco". Vuelve a su tierra y obtiene un premio de saetas, cante en el que siempre se significó y del que fue un auténtico paladín, tanto en versiones personales como en las populares cuarteleras.

    Se retiró hacia 1930. Compartió honores con "El Seco" en un concurso que se les ofreció en 1964.

    Fotografía de Juan García "Niño Hierro"

    En los años de sus giras artísticas, compartió carteles con "El Niño de Marchena", Pepe Aznalcóllar y "El Niño del Genil". Compitió en Madrid con "El Gloria" y Rangel, entre otros. Alternó en Barcelona con Manuel Vallejo e hizo en esta ciudad registros discográficos. En Málaga, en1929,coincide en el cartel con Cayetano Muriel en el Café de Chinitas; y termina esta actividad profesional en el Olimpia de Sevilla. Miguel Borull, Montoya y Luis Yance le acompañaron en su discografía.


    Con Miguel Borull canta Juan Hierro fandanguillos de excelente factura. Su voz tersa no dobla con el característico estrangulamiento que el marchenismo introduce en el estilo como denominador común.

  • Antonio Fernández Díaz, "Fosforito"

    Antonio Fernández Díaz Fosforito nace en Puente Genil en 1932. Fue conocido en sus comienzos como "Antonio de Puente Genil" y "Antonio del Genil". Se inició desde niño en el flamenco para sobrevivir , y ya adolescente hacía bolos y ferias y llegaba en sus correrías flamenco - profesionales hasta Málaga y Cádiz, en dónde por menor e indocumentado fue detenido. Por eso, cuando hizo su servicio militar en Cádiz era ya conocido allí como "un niño sabio", según confesó su compañero de entonces Félix de Utrera. Las secuelas de una mala intervención quirúrgica le tuvieron apartado del cante, con riesgo de que fuera un retiro definitivo, por lo que aprendió a tocar la guitarra con el maestro Santos, guitarra que le fue regalada por el propio Ayuntamiento de su ciudad natal. En 1956 fue providencial para él el Concurso Nacional de Cante Jondo de Córdoba, a cuya convocatoria acudió y obtuvo los cuatro primeros premios que el certamen establecía, volviendo ya por entero a su profesión cantaora y permaneciendo en la primera línea artística hasta hoy.

    Fotografía de Antonio Fernández "Fosforito"

    Tras el concurso montó su propio espectáculo, Festival de cante grande, como primera figura del mismo. Trabajó luego en tablaos madrileños y sevillanos, hizo una serie discográfica en 1958 y viajó por todo el Antiguo Continente. Recorrió América de norte a sur con Manuela Vargas y fue asiduo en la Feria de Nuueva York. Hizo giras artísticas con diversas personalidades del mundo del espectáculo andaluz y flamenco y se incorporó al mundo festivalero desde 1961 como figura principal de cartel. Su actividad en este campo, como en el de conferencias y recitales por peñas, colegios mayores y la misma universidad, es febril.

    Fosforito homenajeado en la peña de Puente Genil que lleva su nombre
    Fosforito homenajeado en la peña de Puente Genil que lleva su nombre

    En su discografía acaso la más abundante y, sobre todo la más variada de la época, destaca una antología, cuatro discos de larga duración , con la guitarra acompañante de Paco de Lucía. Con el mismo guitarrista, es también proverbial una antología del villancico, de auténtica creación. Aparte de su condición reconocido por los muchos premios obtenidos en su carrera artística, como cantaor general y completo, puede considerarse especialista y cantaor en seguiriyas, soleares, cantes mineros – que él introduce en el ritmo y cadencia de taranto -, cantiñas de Cádiz y cantes malagueños "abandolaos", siendo su expresión flamenca también muy idónea para los martinetes. En todo el cante consigue una gran síntesis expresiva, un esquema fundamentalmente ortodoxo y una gran personalidad, hasta el punto de transformar con ella todo el cante, con el calificativo de "fosforero". Fosforito ha descubierto para el flamenco el ritmo sincopado, con el que lo sitúa de lleno en sintonía con el arte musical de actualidad, y con Paco de Lucía ha hecho su desarrollo guitarrístico.


    En 1981, Córdoba lo nombró hijo adoptivo. Es premio nacional de la Cátedra de Flamencología y miembro de número de la misma. Esta institución le nombró en 1987 director honorario, distinción en la que sucedió a Antonio Mairena. En ese mismo año, la revista Candil editó un número monográfico en su homenaje y consideración artística. En 1985 se le adjudicó el premio Compás del Cante. También Puente Genil le nombró su hijo predilecto, Alhaurín de la Torre, hijo adoptivo...; en fin, Fosforito es el artista flamenco actual más laureado.

    Imagen de Fosforito

    Pablo García Baena es el gran descubridor de su estética. A raíz del concurso de Cante Jondo en Córdoba, 1956, escribió : "Si volvemos al viejo tema lorquiano de la musa, el ángel y el duende, la voz de Fosforito pelea broncamente – como Jacob – con el ángel del frío, esquiva en gracia plegado armonioso de la musa y se entrega tronchada, balbuciente, enfebrecida, al deseo negro del duende". A esto añadió, por aquel tiempo, Anselmo González Climent : "Su autenticidad es voraz. No se le escapa secreto estilístico alguno y logra situarse plásticamente dentro del más extraño resorte que puede hallarse en su cante. La explicación no es fácil; Fosforito, es sustancia, es un sujeto flamenco que sufre la posesión entraña del duende y que puede darse y ofrecerse con los aciertos estéticos del ángel".  

a- a A+

Comparte en redes sociales