COLECCIÓN ETNOGRÁFICA JOSÉ DIAZ ARROYO

logo colección etnográfica
 

Puente Genil cuenta con una colección etnográfica situada en la calle Fernán Pérez,  inaugurada el 26 de septiembre de 2006, que muestra más 800 piezas cuyo autor y propietario es José Díaz, natural de la aldea de la Ribera Baja de Puente Genil.

La recuperación de objetos, de herramientas, costumbres y tradiciones vinculadas a las tareas y la vida en el campo fue el pensamiento que impulsó el nacimiento de esta colección, de la que se expone una pequeña muestra.

La colección ofrece la posibilidad de viajar en el tiempo a través de la visión de objetos, enseres, utensilios o maquinaria que conformaron unos modos de vida en desuso y que los más ancianos aún retienen en su memoria. Se estructura en cuatro secciones, muestra de los cultivos tradicionales de esta zona, tierra calma, bien en secano o en regadío, huerta, olivar y viñedo.

Colección Etnográfica

TIERRA CALMA

Dentro del campo pontanés, su paisaje se ha caracterizado por alternar la tierra calma con los cultivos tradicionales. En la colección están presentes las diversas labores necesarias para el cultivo de la denominada tríada mediterránea: vid, trigo y olivo.

Ocupa un lugar destacado el típico arado romano, que ha perdurado hasta principios del siglo XX. Junto a él las hoces, los angarillones (para el transporte de la paja), cedazos, palas de aventar, triíllos para separar la paja del grano…etc.

Todo un mundo variopinto de herramientas y útiles propios de la siembra y recolección en los viejos tiempos.

La arquitectura de la tierra calma está representada por el cortijo de secano. Como edificio rural tiene unas características distintas a la del olivar, siendo extraño por ejemplo encontrar en él una zona dedicada a residencia para los señores.

Consta de gran pajar, amplios graneros, cuadras, tinaos para las yuntas, gañatanía para los obreros, amplia cocina y cuarto para aperos; además de otras dependencias de menor importancia.

Colección Etnográfica 1

EL VIÑEDO

Las viñas no podían faltar en el paisaje agrario de Puente Genil, aunque su extensión fuera claramente inferior a la del cereal y el olivar. La enfermedad de la filoxera, en el último tercio del siglo XIX, destruyó muchas de ellas reduciéndose la  proporción de tierra que hasta entonces se había dedicado al viñedo.

Actualmente la zona de viñedos por excelencia se encuentra localizada en el pago de los Arenales y la carretera de Aguilar. De la antigua importancia de esta zona, queda de manifiesto los numerosos lagares distribuidos por todo este paisaje.

Su arquitectura es típica y en sus complejas instalaciones no faltaba la zona residencial donde acudían a vivir los señores en el periodo estival. La denominación de la finca ha quedado asociada a su antiguo cultivo, caso de la del Lapachar, lagar de Santa Isabel o el lagar del Repiso.

La elaboración de vinos está representada en la actualidad en la villa de Puente Genil por las Bodegas Delgado y la cooperativa vitivinícola  la Purísima, aunque un gran porcentaje sigue procediendo de los pagos de Moriles.

Colección Etnográfica 2

EL OLIVAR

En este recorrido por la colección nos encontramos con utensilios vinculados tradicionalmente a las labores de cultivo y la recolección del olivar. Entre los múltiples objetos expuestos podemos destacar: capachos, cribas, garabatos, varas, hocinos…etc.

El cultivo del olivar se implantó en el término de Puente Genil en extensas zonas del término a lo largo del siglo XIX; aunque los testimonios arqueológicos demuestran su existencia en esta villa desde época romana.

Por otra parte, la presencia de molinos se constata desde los inicios de la villa de  Puente de Don Gonzalo, con la presencia de la villa señorial, en el que molían sus aceitunas los restantes propietarios de olivares.

La intensificación del cultivo obligó al señor de la villa, el marqués de Priego, a conceder permisos de explotación de molinos de aceite, para evitar así el perjuicio y pérdida de calidad del aceite al no poderse molturar toda el molino señorial.

Desde entonces, el cultivo del olivar, y por añadidura de la elaboración de aceites ha tenido en Puente Genil una gran tradición. El impulso definitivo tuvo lugar en el siglo XIX, cuando llegaron grandes avances como el ferrocarril, la electricidad y el espíritu de asociacionismo de la burguesía local. Esta situación hizo posible el surgimiento de numerosas fábricas de aceite y molinos.

Por otra parte, su fama y prestigio iba prosperando, prueba de ello, son los numerosos premios de reconocimiento que recibía el aceite de Puente Genil, tanto a nivel nacional como internacional. Como ejemplo podemos recordar como el 22 de Mayo de 1910 el aceite de Puente Genil recibió los cinco primeros premios a la calidad en la Exposición Anual de Aceites de Córdoba.

 Colección Etnográfica 3

LA HUERTA

La presencia del río Genil ha propiciado un cultivo intensivo de la huerta a lo largo de las riberas y el nacimiento de los núcleos de población junto a su cauce. Son las aldeas del palomar, Sotogordo, puerto Alegre, Rabanal, ribera Alta y baja, Cordobilla y otros grupos diseminados menores, los que hicieron de la huerta un cultivo intensivo durante siglos.

Fue precisamente la agrupación de huertas la que dará lugar al nacimiento de algunas de las aldeas anteriormente mencionadas. Blancas casitas se diseminaban junto al río con cuadrados de cultivo donde tenían cabida todos los productos de la huerta y una amplia variedad de frutales, destacando entre ellos, el membrillo.

En los años de malas cosechas la huerta fue un gran paliativo para mitigar las hambrunas y crisis económicas temporales. Los productos hortofrutícolas de Puente Genil  abastecían una amplia comarca. La propiedad de huertas aparece con frecuencia entre los inventarios de bienes de antiguos propietarios de tierras del siglo XIX.

La vida en la huerta iba acompañada de una serie de costumbres, fiestas y folklore. Entre ellas podemos resaltar el nacimiento del baile del zángano, típico de Puente Genil

Éste se bailaba en las festividades de San Miguel, Santa Ana y San Juan.

Colección Etnográfica 4

VISITAS

La exposición puede visitarse durante todos los fines de semana, concretamente los sábados por la tarde, de 18:00 a 20:00 horas, y los domingos por la mañana en horario de 12:00 a 14:00 horas. Existe la posibilidad de concertar visitas guiadas para grupos de escolares o colectivos que así lo soliciten.

Visitas guiadas:


Colección Etnográfica José Díaz
C/ Fernán Pérez, nº 9
14500 Puente Genil (Córdoba). España
Oficina de Turismo: 957 60 91 61
Personal del Museo: 645 77 73 51
Correo Electrónico: 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

a- a A+

Comparte en redes sociales