Feria Real

Puente Genil puede enorgullecerse con razón de poseer una de las ferias más antiguas de la región, ya desde el último tercio del siglo XVII, hacia 1670, se celebraban Ferias como se las denominaba en la Puente de Don Gonzalo. Éstas tenían lugar en el Barrio Bajo.

Fotografía Antigua de la Feria Real

La Feria tenía una gran importancia comercial y Puente Genil no era ajena a su especial situación geográfica como importante nudo de comunicaciones a través de su Puente de Piedra, por el que pasaban toda clase de mercaderías, que pagaban sus correspondientes impuestos llamados pontazgos.

Por aquellos años apenas había establecimientos fijos en de comercios y la gran mayoría de éste se surtía a través de la venta ambulante y de los buhoneros para abastecerse de los productos que necesitaban.

En las ordenanzas antiguas relativas a las ferias de La Puente se establecen los lugares para vender las distintas mercaderías que se aquirían en esta primitiva Feria Ganadera de La Puente.

Para la venta de artículos finos como eran los tafetanes, sedas, cristal, estampería, plata labrada, y alhajas de oro y perlas, los mercaderes debían de situarse a lo largo de las calles Ancha y Don Gonzalo.

La venta de esclavos quedaba reservada a la Plaza de Emilio Reina, entonces llamada La Plaza de la Mosca o la Plaza Nueva. Era usual en aquellos años la venta de esclavos, autorizada por la Iglesia, utilizándose para el servicio doméstico.

Para la venta de ganados se utilizaban los ruedos, las hazas de los alrededores de la población.

La Feria transcurría en los primeros días de septiembre, hasta que en el año 1834, se cambió la fecha y comenzó a celebrarse a partir del 15 de agosto, festividad de la Asunción de la Virgen.

La Feria de Ganado fue perdiendo poco a poco su carácter comercial, con el que nació incialmente, para convertirse en una celebración de expansión festiva y lúdica que ha provocado la actual Feria Real.

Portal de la Feria Real

Escribía Francisco Luque, Cronista oficial de la Villa, que “precisamente ese día 15 de agosto de 1.834, comenzó de manera oficial nuestra Feria, tal y como ahora la conocemos. Empezó con tres días feriados, y en la actualidad casi culmina con toda la semana. En aquel tiempo, se celebraban corridas de toros, actuaciones de bandas de músicas, y otras divertidas atracciones, aparte de las renombradas Compañías de Teatro y Zarzuela, en el Teatro Circo.

Debido al aumento del censo de habitantes y al hacerse pequeño el recinto en el llamado Barrio Bajo, el Ayuntamiento acordó en el año 1.923 el traslado de la feria al amplio y moderno sector de La Matallana, donde ya fue apareciendo su engrandecimiento.

Fue el día 15 de agosto del año 1.923, cuando se instaló por primera vez la Feria Real en la Plaza de Calvo Sotelo (Romeral) y Avenida de Susana Benítez, llegando el alumbrado hasta el llamado “Morabito”. El notable crecimiento de la Villa, hacía necesario el traslado del recinto ferial que se hacía insuficiente en el Barrio Bajo, y la grata nueva constituyó un grandioso acontecimiento en la ciudad.

Como brillantísima entrada se utilizaba la parte de la calle Aguilar, y posteriormente fue ampliándose los arcos maravillosos, hasta dar vista también a la calle Horno. En el Paseo, se instalaban las señoriales casetas de baile del Círculo Liceo y Sociedad Artística Musical, cuya agrupación vocal e instrumental ofrecía a sus socios interesantes conciertos y actuaciones que amenizaban los días feriales. A la entrada de la Matallana, se acomodaba el vendedor pontano de almireces y objetos de metal y cobre, presentando atractivos objetos, orgullo de la artesanía pontana.

También deambulaban los típicos fotógrafos o retratistas “al minuto” que cogían infragantes a los pequeños niños y niñas ataviados a la andaluza.

La Caseta del Círculo Mercantil se situaba ante la amplia fachada del Asilo de Susana Benítez, y algunos, años, cuando se anunciaban Concurso de Casetas, acampaban en el Ferial, “Las Potencias”, “El Cirio”, “El Pelícano”, “Las Virtudes Morales”, “Primer Grupo de Nuestra Señora de los Dolores” y otras.

Como Casetas de Baile, se instalaban la del Casino Liceo, Círculo Mercantil, Vespa Club, Peña Artística Amigos del Teatro y Puente Genil AD, destacando siempre por su belleza la de “Los Amigos del Teatro”, que en más de una ocasión lograron el primer premio.

La feria continuó ensanchándose y a los pocos años quedaba el alumbrado en la Parroquia de San José, hasta que por fin llegó a “El Tropezón”, aprovechándose también para la instalación de una Caseta el bonito Paseo del Generalísimo Franco, ahora Avenida de la Estación.

Los primeros Parques de Atracciones se implantaron en el Campo de Deportes de Santa Susana, donde el año 1.944 quedó el de la Feria de Mayo, y otras veces estuvieron los terrenos existentes tras la calle Susana Benítez con entrada por la de Pérez Cantos y Parejo y Cañero.

Ambiente que se puede disfrutar en la Feria Real

Un año se estableció la calle del infierno por el llamado Grupo Arrese, así como en otras ocasiones en los terrenos colindantes a la Avenida del General Franco que fueron utilizados para edificaciones de viviendas y últimamente en las “Era” de la Cuesta del Molino.

La Feria Real actual

Desde el año 1999, la Feria Real de Puente Genil se celebra en los Llanos de Santa Filomena, escenario en el que las numerosas casetas, en su mayoría organizadas por colectivos socioculturales de la localidad, organizan un gran número de actividades que amenizan de manera sin igual las calurosas noches estivales. Actualmente está en proyecto la construcción de un recinto ferial definitivo en la zona de Garrotalillo, obras que tendrán que estar terminadas en 2011.

Mencionar que el gran prolegómeno de la Feria Real, tiene lugar en la noche del 14 de agosto con el Festival de Cante Grande “Fosforito” , uno de los más importantes dentro del género flamenco, declarado de Interés Turístico, y que desde sus orígenes está dedicado a uno de los baluartes del género, poseedor de la Llave de Oro del Cante, Antonio Fernández Díaz,” Fosforito”, natural de la Villa.

En las últimas ediciones de la Feria Real unos de los días que ha tomado mayor relevancia, tanto a nivel participativo como social, es El Día de La Mujer. En el año 2003, desde la concejalía de festejos partió la idea de darle a la mujer un protagonismo especial en la feria. La Federación de Asociaciones de Mujeres asumió el proyecto y se puso al frente de la organización anual de diferentes actividades.

Desde que se puso en marcha el Día de la Mujer, el incremento de participación ha sido muy notable. Son muchas las mujeres que ataviadas con traje de gitana pasean por la Matallana hasta el recinto ferial, donde comparten comida y baile, con la obligada parada en la Avenida Manuel Reina, donde saborearán algunas bebidas para hacer más llevadero el camino hasta el real. Una vez en la Caseta Municipal, las mujeres compartirán un arroz, en un ambiente festivo y divertido, terminando la jornada con las actuaciones en la Caseta Municipal.

La Federación pretende hacer evidente que con la colaboración de colectivos se puede conseguir un éxito evidente. Ellas lo han demostrado en los últimos años, e invitan a otro tipo de agrupaciones a que aporten iniciativas, consiguiendo hacer una Feria para todos.

Es sumamente interesante la participación y aportación que la mujer realiza en diferentes áreas sociales y culturales, y en un día como el 18 de agosto se evidencia que su protagonismo sirve para mostrar la activa participación de la mujer en este tipo de acontecimientos sociales y lúdicos, gracias a su capacidad de organización y de diversión.

El Programa de Festejos

La primera referencia la tenemos en un programa de festejos de la Feria Real de 1.910, en la que aparece en primer término una joven ataviada a la moda de entonces el modernismo y al fondo una vista del Puente sobre el río Genil, la misma que aparece como logotipo en la primera página de la revista "El Pontón " que edita la Asociación de Amigos de Puente Genil.

Seguidamente otro ejemplar conservado es el de la Feria de 1.919 y 1.920, estos son idénticos, nos presenta a unos caballistas y a unas mujeres vestidas de andaluzas, estos son en color, aunque de pequeño formato y están realizados en Valencia en la imprenta litográfica de Ortega, esta imprenta fue la más importante de España, en este sector y todas las Ferias de cierta importancia eran anunciadas a través de los carteles de esta Imprenta que había sido fundada en el último tercio del siglo XIX.

Estos carteles de un formato de 35 x 20, se repartían entre los vecinos, al ser de pequeño formato no era su destino fijarlos en ninguna pared o soporte, ya que por el reverso llevaban el programa de festejos de los tres días que por entonces duraba la Feria Real y que tenia lugar en la calles de la Plaza, Ancha y Paseo.

Se tiene constancia de que durante los siguientes años se realizaban carteles de este tipo si bien solamente se conservan algunos ejemplares sueltos de la década de los años cuarenta y del año de 1.951 un ejemplar de la Feria de Mayo, anunciada como Feria de Ganados y con portada de un garrochista a caballo en una dehesa de toros. Realizada por la misma imprenta de Ortega.

Será a partir de los años alrededor de 1.960 cuando la cartelería de nuestra Feria Real comienza a desarrollar su propia trayectoria, a la par que el cartel del Festival Flamenco, en la elaboración de estos carteles han estado presentes, si no todos, sí la mayoría de los artistas de Puente Genil, sería muy prolijo enumerarlos todos, unos más conseguidos que otros, pero la mayoría de ellos de un alto nivel artístico.

Recordaremoa a artistas como Pérez Almeda, José Andrés Rivas, José Luis Bedmar, Inmaculada de Santiago, Antonio Carmona y de las últimas ediciones a Clemente Rivas y para este año 2005 el autor Javier Aguilar, que con su pincelada suelta y extraordinario colorido ha conseguido un gran cartel en el que se representa a una pontana vestida de flamenca recostada sobre el escudo de Puente Genil.

Para los del Festival Flamenco, Desiderio Delgado, ha sabido imprimirle una gran maestría a la realización del cartel del Festival Flamenco, propia de un artista consagrado como es Delgado y que contribuye poderosamente a realzar nuestro magno Festival en todos los puntos de la Geografía Nacional. Recientemente, la Delegación de Festejos ha convocado un concurso para seleccionar el cartel de la próxima edición del Festival.

a- a A+

Comparte en redes sociales