Laguna de Tiscar

Esta laguna se localiza a ocho kilómetros de la localidad, siguiendo el carril de tierra que parte de la aldea de Puerto Alegre. Se trata de un espacio protegido declarado como Reserva Natural por la Consejería de Medio Ambiente desde 1984, formando parte de las denominadas Zonas Húmedas del Sur de Córdoba junto al Embalse de Cordobilla.

Se encuentra en una zona de campiña donde predominan los cultivos de regadío. Ocupa una extensión de 13 hectáreas y su longitud máxima es algo superior a los 500 metros. Su agua es salada o salobre debido a los minerales del suelo.

Esta laguna se denomina de carácter temporal porque no tiene agua durante todo el año, exceptuando los períodos en los que llueve mucho. Esto se debe a su poca profundidad, en torno al medio metro, de forma que cuando llegan las altas temperaturas del verano se produce una fuerte evaporación desecándose rápidamente. En años normales de precipitaciones la laguna tiene agua desde Diciembre a Mayo. El resto de los meses aparece como una gran lámina de color blanco debido a la sal que queda ositada sobre la superficie del suelo.

Carteles de señalización de la laguna

En este espacio podemos encontrar dos observatorios y una casa para los guardas, que corresponde al cortijo de El Comandante. Un observatorio es el "científico", que se encuentra a nivel de la orilla de la laguna y sirve para hacer estudios y censos de las aves, por lo que sólo lo usan personas autorizadas. El otro observatorio es el "de uso público", que se encuentra frente a la laguna en lo alto de una loma y que cualquier persona puede visitar a lo largo de todo el año para observar las aves sin llegar a molestarlas.

Fotografía de la Laguna de Tiscar

Por el contrario, la fauna si es abundante y en la actualidad es la laguna con más especies de aves acuáticas de toda la provincia. Según la época del año podemos observar aves invernantes, que utilizan la laguna en invierno como lugar de descanso durante su viaje migratorio; y aves estivales, en primavera y verano. La especie más abundante es el ánade real. Las más fáciles de ver son:

  • Invernantes de paso:
    • Pato cuchara (Anas clypeata)
    • Porrón común (Aythya ferina)
    • Garza real (Ardea cinerea)
    • Garcilla bueyera (Bubulcus ibis)
    • Avoceta (Recurvirostra avosetta)
    • Andarríos chico (Actitis hypoleucos)
    • Gaviota sombría (Larus fuscus)
    • Gaviota reidora (Larus ridibundus)
  • Estivales
    • Ánade real (Anas platyrhynchos)
    • Focha común (Fulica atra)
    • Zampullín chico (Tachybaptus ruficollis)
    • Cigüeñuela (Himantopus himantopus)
    • Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)
    • Flamenco rosa (Phoenicopterus ruber)

En los terrenos que rodean la laguna se han realizado repoblaciones con especies autóctonas, como encinas, lentiscos, gayombas, tarajes y álamos blancos. De esta forma se pretende que las tierras donde antes se cultivaba cereal recuperen ahora la vegetación autóctona que antiguamente se destruyó.

Fotografía de las aves que se pueden ver en la laguna

La flora es escasa ya que desde muy antiguo se ha cultivado hasta la misma orilla, encontrando dos especies principales, el taraje y la salicornia. Ambas especies pueden vivir en estos suelos ricos en sal. Podemos también observar otras especies de aves típicas de la campiña y que viven en los terrenos próximos, como la perdiz roja, la cogujada común y el cernícalo vulgar.  

a- a A+

Comparte en redes sociales