Semana Santa Chiquita

 

Los niños de Puente Genil reviven “en pequeñito” el mismo drama de la Pasión que tan sólo hace unos días se representaba por las calles de Puente Genil.

El Día de la Cruz sirve como eje central de la Semana Santa Chiquita, celebración que desde hace más o menos un lustro viene sirviendo como verdadera escuela de los que serán futuros cofrades, futuros mananteros.

La primera procesión sale el sábado, que pasa a convertirse como por arte de magia en Sábado de Pasión, pues la virgen de la Guía Chiquita es paseada por las calles de nuestro pueblo con la misma peculiaridad que su homónima grande, llevada a hombros por sus hermanitos que visten túnica negra y azul y acompañada por la banda de música de la corporación de “Los Ataos”.

Fotografia de la Semana Santa Chiquita

El Domingo de Ramos Chiquito, con la Cofradía de la Borriquita y Virgen de la Estrella, realiza su procesión desde la Parroquia de San José, recogiéndose en el Cuartel de "La Crucifixión de Cristo" (primer grupo de la Virgen de la Estrella).

Ya comenzado el puente del primero de mayo y hasta el día 3, el Lunes y Martes Santo, procesionan las respectivas cofradías que durante esos días hacen estación en la Semana Mayor. En tal sentido, la Santa Cena y la Virgen del Amor comienzan su estación infantil con un gran acompañamiento de niños que visten túnica nazarena de la hermandad y por supuesto costaleros chiquitos.

Por su parte, el Martes Santo lo abre en ese mismo día la Sección de Juventud de la Cofradía de la Santa Cruz, Ntro. Padre Jesús de los Afligidos y Ntra. Sra. del Rosario, con los pasos pequeños de sus dos primeros Titulares. La Cofradía del Calvario con los pasos del Cristo del Calvario, que están acompañados por los ladrones Dimas y Gestas, y la Virgen del Consuelo, imágenes todas obra del hermano de la Cofradía, José Manuel Cosano Cejas.

Y ya casi sin quererlo nos adentramos en el 1 de mayo, día festivo que durante unas horas hizo retrotraernos a la Cuaresma, pues no hay Semana Santa sin Cuaresma, y los niños de Puente Genil también tienen su peculiar cuaresma, ya que el Imperio Romano Chiquito cumple con la tradición de subir hasta el Calvario, acompañados por supuesto con su banda de música que entona el Miserere y el Stabat Mater.

Fotografía de la Virgen en procesión Imagen de Niños en procesion

Pero un poco más abajo el día se convierte en Miércoles Santo, pues salen las Cofradías correspondientes a este día: El Señor del Huerto y la Virgen de la Victoria, Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia, y María Santísima de la Amargura. También en este día comienzan a salir las primeras figuras: Adán y Eva, y los Doctores de la Ley. En este día los radiocasetes y altavoces sustituyen a las bandas de música, pero sin quitar el menor ápice de esplendor al pequeño, pero ilusionado, cortejo.

El día siguiente acoge también a dos de la Semana Mayor, con las imágenes pequeñas de las Cofradías de Nuestro Padre Jesús Preso, Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna y Virgen de la Veracruz, y Ntra. Sra. de la Esperanza que es paseada por sus bastoneros, presentada con buen gusto y bastante acompañamiento infantil de ambos sexos. A esta procesión acuden también numerosos pasitos chiquitos que espontáneamente se incorporan a ella, y que en determinados momentos desaparecen del cortejo como el Guadiana.

Fotografía de niños vestidos de romanos

Por otro lado, el Jueves Santo Chiquito también se celebra desde el Barrio de Miragenil, donde se ubica otra Hermandad Chiquita al estilo de la ya mencionada de “La Coronación”, en la que los niños son los propios hermanos regidores de la misma. Se trata de la llamada “Hermandad Chiquita de Nuestra Señora de la Paz”, que con una pequeñita Virgen que trajo a la Parroquia de Santiago el actual Párroco, Carlos Delgado Paniagua, ha conseguido congregar a un considerable número de niños y jóvenes.

El 3 de mayo es un hervidero de mananteros que en una simbiosis generacional. A las 9 de la mañana los Romanos Chiquitos, siguiendo a la tradicional campanita, que tan hábilmente toca un muñidor de lujo, (Juan Gómez “Juanillo”), llegan hasta el pórtico de la Parroquia de Jesús Nazareno. Numerosos pasitos chiquitos esperan impacientes, sobre todos los de Vírgenes y Santas Cruces pequeñitas. Salen los pasos de las Cofradías de Jesús Nazareno, Cristo de la Misericordia, San Juan y Virgen de la Cruz y Ntra. Señora de los Dolores. Los Romanos entonan la Diana ante el silencio de los cientos y cientos de niños que escuchan atentos sus notas.

La procesión comienza con el acompañamiento de figuras desde la misma Plaza del Calvario, y los encargados de la chiquillería tienen que establecer a veces más turnos de los que de por sí se puede. Muchas de estas figuras acompañan a los pasos hasta el Romeral, otras siguen hasta la Calle Santa Catalina, donde por tradición se deben de hacer las Reverencias ante la Imagen de Jesús Nazareno. Por la noche, desde el barrio bajo, procesionan San Juan Evangelista, Las Angustias y La Soledad, finalizando la Semana Santa Chiquita con las procesiones del Santo Entierro y el Resucitado, a la siguiente semana.

Fotografía de imagen saliendo en procesión

Momentos claves son los de convivencia en los cuarteles, pues los niños aprovechan esos descansos en la “Estación penitencial”, para desayunar todos juntos un buen chocolate con churros o dulces, eso sí, sin que falte esta “taleguilla” de las inevitables chucherías, que en este día los padres dejan especial venia en su consumo.

 

a- a A+

Comparte en redes sociales